Seleccionar página

Muchas personas, inclusive instituciones, han usado gráficos con dos ejes en muchos casos. Un ejemplo claro es el tomado a continuación del Banco Mundial, donde se compara PIB global (GDP) con el de una nación (GDP Germany).

germaFuente. DataWrapper, by Lissa Carlotte, 2018.

Este gráfico tiene dos ejes: el eje izquierdo muestra el PIB global con un rango de 40 a 80 billones de dólares y el derecho muestra el PIB alemán con un rango entre 2.5 y 4 billones de dólares. La medida (dólar estadounidense) es la misma, pero tenemos una magnitud muy diferente. Un segundo eje parece una buena solución, pero hay tres problemas que tenemos con ellos:

  1. Las líneas base cero a diferentes alturas pueden confundir

Las proporciones de las dos escalas a menudo son diferentes entre sí en gráficos de eje dual. Si el eje izquierdo baja a cero, el gráfico sería el doble de largo. Si el eje derecho baja a cero, el gráfico sería casi tres veces más largo. Así es como se ven ambos ejes cuando los ampliamos a cero:

1Fuente. DataWrapper, by Lissa Carlotte, 2018.
  1. Incluso líneas base cero a la misma altura pueden inducir a error

Así es como se ve el gráfico con la misma línea base. (Es decir, si extendiéramos ambos ejes y a cero, tendrían la misma altura). En el mejor de los casos, los lectores pensarán ahora: «Parece que el PIB mundial aumentó más que el PIB alemán». ¡Sí! ¡Éxito! Excepto que, en el peor de los casos, nuestros lectores pensarán: «En los primeros años, el PBI alemán fue más alto que el PBI global. Y luego, en 2011, los dos PBI fueron los mismos:»

2a

Fuente. DataWrapper, by Lissa Carlotte, 2018.

La razón para que un gráfico de esta naturaleza genere confusión o mal interpretación es porque los humanos tendemos a relacionar las cosas si están cerca, y esta relación se convierte en una gran parte del significado (Referencia). Los puntos de datos y series de datos no son una excepción a esta regla. Comparamos automáticamente líneas y puntos entre sí; y es difícil recordar que están involucradas diferentes escalas. Si las cosas se ven de cerca en una tabla, es difícil recordar constantemente que, en realidad, están a kilómetros de distancia.

  1. Son difíciles de leerUn estudio de 2011 encontró que las personas en promedio leen gráficos de dos ejes con mayor dificultad que lo hacen con los de un eje (Referencia). Los autores mostraron a 15 personas cuatro tablas diferentes que mostraban valores en diferentes magnitudes, y observaron qué tan bien estas personas podían leer las tablas. Uno de ellos era un gráfico con un eje doble (“gráfico superpuesto”). Eso es lo que descubrieron:

    Encontramos en general que la tabla superpuesta no funcionaba bien tanto en términos de precisión como de tiempo. La retroalimentación de los participantes del cuestionario también fue claramente contraria al gráfico superpuesto y fue clasificado como el más bajo por todos menos uno de los participantes. Los participantes lo llamaron muy confuso y exigieron demasiada concentración o reflexión para descifrar la naturaleza no monótona y discontinua de las dos escalas. (Referencia).

    Los investigadores recomiendan evitar los gráficos de dos ejes por completo.

En el siguiente link, la experta en visualización de datos Lissa Charlotte propone varias alternativas al uso de gráficos superpuestos. Te invitamos a leerlos y a discutir sobre la temática. Además, si necesitas el apoyo de nuestros expertos en servicios de gestión de datos, incluyendo visualización y reporte, contáctanos y estaremos encantados de atenderte.